El gran impulso al dinamismo de Camargo